Fundación Zelmar Michelini

Muestra Dignidad Humana Taller Alonso 2015

Nuevamente el Taller reúne actividades artísticas que refieren a los Derechos Humanos como vía de contribuir a la cultura, jerarquizando la convivencia  solidaria y en libertad.

Esta vez tres aspectos se relacionan con el propósito de lograr una contribución de resistencia a conductas autoritarias y regresivas que permanecen en nuestra convivencia cotidiana.

La violencia sobre niños, mujeres y ancianos.La intolerancia al derecho de pensar y de expresarse libremente.La memoria sobre desapariciones de ciudadanas y ciudadanos  aún pendiente de aclaración y justicia.

Estos males no sólo aquejan en nuestro entorno inmediato, sino que son tendencias que se generalizan en el mundo como mecanismos impunes de totalitarismos y dominación que lesionan la convivencia resultando intolerables y crueles.

La investigación y creación artística no puede permanecer al margen de la debida y justificada resistencia ante el abuso y la discriminación en ningún lugar del mundo.

No es posible coexistir en paz ante tamaña distorsión. La concentración de riqueza arbitraria y el empobrecimiento de los pueblos, debe cambiar inevitablemente hacia una mayor equidad y accesibilidad al desarrollo individual y colectivo.

 

Rescatar la convivencia y denunciar la proliferación de holocaustos es un deber moral para nada ajeno al arte. El peligro de la inexistencia o desaparición de los valores indispensables de la vida como lo son la libertad, la solidaridad, el apoyo mutuo y el disfrute gozoso de la creatividad, ante la aventura del conocimiento, implica un compromiso ineludible.

 

El sueño de la verdad única y autosuficiente es sin duda un engaño que nos conduce a la parálisis destructiva de la guerra y la muerte. “Los desastres de la guerra”, “Los caprichos”, referidos a la gráfica de Goya, nos motivaron a continuar la mencionada relación entre lo ético y lo estético.

Continuar en la tarea de seguir desde la resistencia a negarnos a “dejar pasar” el autoritarismo y la destrucción. Parafraseando a nuestros referentes del ‘58, aquellos universitarios fundadores y continuadores de la quimera de la autonomía y del co-gobierno, debemos hoy recordar el compromiso: …”acrecentar, difundir y defender la cultura; impulsar y proteger la investigación científica y las actividades artísticas y contribuir al estudio de los problemas de interés general y propender a su comprensión pública; defender los valores morales y los principios de justicia, libertad, bienestar social, los derechos de la persona humana…”.

                                                                                  (Referencia: Ley Orgánica Universitaria, Art. 2).

 

{os-gal-69}

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LOS ESPERAMOS A TOD@S!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *